Regresar al trabajo después del cáncer

May 1, 2018
Nicole Van Hoey, PharmD

Cuando los tratamientos contra el cáncer finalizan, es posible que desee con ansias regresar a las rutinas familiares, incluido el trabajo. El lugar de trabajo puede ofrecer una fuente renovada de enfoque y propósito más allá del cáncer. Pero, comenzar a trabajar nuevamente requiere de una planificación adicional para asegurarse de que esté preparado para la transición y se sienta cómodo con ella.

Planificación del regreso

Regresar al trabajo no es una opción para cada sobreviviente del cáncer. A veces, los efectos físicos, mentales o emocionales del tratamiento contra el cáncer cambian o retrasan los planes laborales. Si realmente se siente preparado para regresar al trabajo, el primer paso es obtener la aprobación de su médico. El momento adecuado para regresar al trabajo depende de lo siguiente:

  • Los efectos secundarios a largo plazo de su tratamiento

  • Las exigencias físicas o el estrés que produce el trabajo

  • Su necesidad de recibir atención de seguimiento

Si su médico lo aprueba, contáctese con el departamento de Recursos Humanos o su supervisor para coordinar una reunión en persona o por teléfono. Debe conversar acerca de los detalles sobre el momento adecuado para su regreso y cuál sería su cronograma de trabajo. Las opciones de programación creativas pueden ayudarle a atravesar la transición del regreso al trabajo con éxito. Entre los ejemplos se incluyen los siguientes:

  • Trabajar a tiempo parcial en el primer regreso.

  • Procurar que el horario sea flexible para poder acudir a las citas médicas.

  • Compartir el trabajo en los proyectos importantes hasta que esté preparado para trabajar a tiempo completo.

  • Licencia médica no remunerada

La Ley de Licencias Familiares y Médicas (Family and Medical Leave Act, FMLA) se aplica a muchos lugares de trabajo, incluidas las compañías privadas con al menos 50 empleados, y ofrece hasta 12 semanas de licencia no remunerada por motivos de salud. La licencia conforme a la FMLA puede tomarse de manera parcial, por ejemplo, por horas o por días. Si no usó todos los beneficios de la FMLA durante el tratamiento contra el cáncer, puede utilizar algunos en una etapa posterior por motivos médicos.

Como sobreviviente del cáncer, usted decide cuánto compartir con sus compañeros de trabajo acerca de su experiencia con el tratamiento y su licencia laboral. Al igual que su cronograma y su carga laboral, sus primeras interacciones sociales deben planificarse antes del regreso. Puede decidir informar a todos por correo electrónico, hablar solo con sus colegas acerca de sus proyectos o pedirle a un gerente o profesional de RR. HH. que le ayude a explicar su regreso o sus adaptaciones.

Adaptación física al trabajo

Al regresar al trabajo se obtienen muchos beneficios. El trabajo aumenta la confianza en uno mismo y ofrece interacciones sociales valiosas con los compañeros. Pero, como sobreviviente del cáncer, puede experimentar fatiga, dolor, problemas cognitivos y otros efectos secundarios del tratamiento. Algunos cambios pequeños pueden ayudarle a adaptarse a estas limitaciones nuevas cuando esté en el trabajo:

  • Tómese pequeños descansos para mantener la energía elevada durante la jornada laboral.

  • Use listas y alarmas para recordar reuniones o tareas importantes.

  • Analice las inquietudes con su gerente

No tema mencionar las dificultades que pueda tener a causa del cáncer o del tratamiento. Las limitaciones producidas por los efectos secundarios del tratamiento se consideran discapacidades en virtud de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act, ADA), de modo que los empleadores deben ofrecer adaptaciones razonables, por ejemplo:

  • Establecer descansos en el trabajo para tomar los medicamentos, visitar al médico o reducir la fatiga causada por el cáncer.

  • Asignarlo a un puesto que mejor se adapte a sus nuevos horarios o capacidades.

  • Ofrecer acceso a un programa de asistencia para el empleado, a fin de obtener asesoramiento confidencial.

Adaptación social al lugar de trabajo

Las interacciones sociales en el lugar de trabajo pueden llenar un importante vacío para los sobrevivientes del cáncer que dejan de trabajar para recibir tratamiento. Pero, a su regreso al trabajo, es posible que algunos compañeros de trabajo no respondan bien al principio. Pueden sentirse confundidos acerca del motivo por el cual usted se fue o estar preocupados respecto de cómo su regreso afectará sus trabajos. Dar una explicación simple y positiva le ayudará a conectarse nuevamente y hará que sus compañeros de trabajo se sientan más cómodos también.

A veces, los compañeros de trabajo pueden hacer preguntas o mostrar solidaridad con el objeto de brindarle apoyo, pero esto puede hacerle sentir incómodo. Por ejemplo, es posible que quieran festejar su regreso al trabajo. Si esto sucede, está bien tener estos sentimientos. Dígales a sus compañeros de trabajo que no está preparado para responder esas preguntas o recibir ese tipo de apoyo en este momento.

Regresar al trabajo después del tratamiento contra el cáncer no siempre es fácil. Pero, con una planificación cuidadosa y una actitud receptiva, el trabajo puede ser una fuente de orgullo y socialización nuevamente.

Tags: