Actividad física y riesgo de cáncer

Aprobado por la Junta Editorial de Lineagotica, 01/2016

Hacer actividad física de moderada a enérgica como parte de su estilo de vida reduce el riesgo de cáncer y de otras enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas y la diabetes. La actividad física de moderada a enérgica es actividad que lo hace sudar y que hace que su corazón lata más rápido. Incluye caminar, nadar, andar en bicicleta o correr. Una cantidad cada vez más amplia de investigaciones sugiere que hacer cualquier tipo de actividad para evitar estar sentado durante mucho tiempo ayuda a reducir el riesgo de cáncer.

La actividad física puede reducir el riesgo de cáncer

Las investigaciones muestran que las personas que hacen actividad física de manera regular parecen tener un riesgo menor de cáncer.

  • Cáncer de colon. Los estudios que hacen seguimiento a grandes grupos de personas en el tiempo muestran que las personas que hacen actividad física parecen tener un riesgo menor de cáncer de colon. Si bien no sabemos con certeza que la actividad física en sí es la que reduce el riesgo de cáncer, las personas que hacen actividad física regularmente tienen entre un 40 % y un 50 % menos de riesgo de cáncer de colon, en comparación con aquellas personas que no hacen actividad física regularmente. Cierta evidencia sugiere que las personas que son activas durante toda su vida tienen el menor riesgo de cáncer de colon.

  • Cáncer de mama. Los estudios grandes similares a largo plazo demuestran que las mujeres que hacen actividad física de moderada a energética durante más de 3 horas a la semana tienen entre un 30 % y un 40 % menos de riesgo de cáncer de mama. Esto se aplica a todas las mujeres, independientemente de sus antecedentes familiares o de cáncer de mama.

    Algunos estudios muestran que mientras más elevado sea el nivel de actividad, menor es el riesgo de cáncer. Sin embargo, no se sabe con certeza si se debe alcanzar algún nivel de actividad específico para reducir el riesgo. Si bien la actividad durante toda la vida de una persona es importante, la actividad a cualquier edad puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama.

  • Cáncer de útero. Algunas investigaciones han vinculado la actividad física con la reducción del riesgo de cáncer de útero.

  • Cáncer de pulmón. Los estudios muestran que las personas regularmente activas tienen menos probabilidades de tener cáncer de pulmón.

Existen muchas investigaciones en curso sobre la actividad física y sus efectos en el cáncer. Las investigaciones recientes muestran que incluso la actividad leve puede brindar algunos beneficios para la salud. La actividad leve incluye todo lo que haga para evitar estar sentado o acostado.

Consejos para niños y adolescentes

Para mantener el hábito de actividad física para toda la vida, los niños y adolescentes deben hacer actividad de manera regular. Los patrones de actividad física que comienzan en la niñez con frecuencia se trasladan a la adultez. Los niños deben hacer actividad física de moderada a enérgica durante al menos 60 minutos al día. Al menos 3 veces a la semana, los niños y adolescentes deben hacer actividad de moderada a enérgica. Estas son algunas maneras de fomentar la actividad en los niños:

  • Reducir el tiempo dedicado a la televisión

  • Limitar el tiempo dedicado a los videojuegos

  • Limitar el uso de la computadora y de otros dispositivos electrónicos

  • Participar en deportes y actividades físicas

  • Jugar activamente en la escuela o el hogar

Más información

Actividad física: Sugerencias y consejos

Prevención y vida saludable

Obesidad y cáncer