Cómo hablar con su médico sobre su consumo de tabaco

Aprobado por la Junta Editorial de Lineagotica, 04/2016

Es posible que muchas personas con cáncer no quieran decirle al médico ni a ningún otro miembro del equipo de atención médica que consumen tabaco. ¿Por qué?

  • Les preocupa que el médico o su familia lo juzguen o lo culpen.

  • Piensan que pueden recibir menos apoyo para su tratamiento del cáncer.

  • Consideran que dejar de fumar después de un diagnóstico de cáncer no tiene sentido; el daño ya está hecho.

  • Sienten que necesitarán consumir tabaco para manejar el estrés de vivir con cáncer.

  • Han intentado dejar de fumar antes, pero no pueden dejar.

Puede pensar esto, pero es fundamental que sepa que dejar de consumir tabaco en cualquier momento puede mejorar su salud, incluso después de un diagnóstico de cáncer. Su equipo de atención médica quiere ayudarlo a lograr este objetivo.

Análisis honesto sobre su consumo de tabaco

Muchas personas creen que fumar y consumir tabaco es un estilo de vida. No lo es. Es una adicción. No importa cuánto tabaco consuma, su adicción hará que le resulte difícil dejar, incluso si desea hacerlo. Dejar de consumir tabaco es un ciclo. Muchas personas necesitan hacer muchos intentos antes de alcanzar el objetivo de llevar una vida libre de tabaco.

El Índice de intensidad del tabaquismo (Heaviness of Smoking Index, HSI) es una forma simple de medir la magnitud de adicción a la nicotina que tiene una persona.

ÍNDICE DE INTENSIDAD DEL TABAQUISMO (HSI)

En los días que fuma, ¿cuánto tiempo después de despertarse fuma su primer cigarrillo?
  1. Dentro de los 5 minutos (3 puntos)

  2. 6-30 minutos (2 puntos)

  3. 31-60 minutos (1 punto)

  4. Después de 60 minutos (0 puntos)

¿Cuántos cigarrillos fuma generalmente por día?
  1. 10 o menos (0 puntos)

  2. 11-20 (1 punto)

  3. 21-30 (2 puntos)

  4. 31 o más (3 puntos)

Resultados (sume sus puntos)

0-2 puntos: adicción baja

3-4 puntos: adicción moderada

5-6 puntos: adicción alta

Para tener mayores probabilidades de dejar de fumar, debe hablar abierta y honestamente con su médico sobre su consumo de tabaco. Su médico necesita saber cuánta nicotina consume para encontrar el tratamiento adecuado que lo ayudará a dejar. Avísele a su médico si su cónyuge, su familia o amigos cercanos también consumen tabaco.

Piense acerca de su consumo de tabaco y lea las preguntas a continuación. Le recomendamos que informe a su médico acerca de sus antecedentes de tabaquismo.

  • ¿Ha fumado alguna vez (al menos 100 cigarrillos en su vida)?

  • ¿Fuma todos los días o algunos días?

  • ¿Cuánto tiempo después de despertarse fuma su primer cigarrillo?

  • ¿Hace cuántos años fuma?

  • ¿Cuántos cigarrillos fuma por día?

  • ¿Cuántos años tenía cuando empezó a fumar?

  • Si ha dejado de fumar o ha reducido el consumo, ¿hace cuánto tiempo que no fuma regularmente?

  • ¿Cuántas veces ha intentado dejar de fumar? ¿Durante cuánto tiempo pudo dejar de fumar cada vez?

  • ¿Qué métodos ha usado o está usando para dejar de fumar?

  • ¿Fuma su grupo familiar?

  • ¿Está permitido fumar en su lugar de trabajo?

  • ¿Alguna vez consumió tabaco de otro modo que no sea mediante cigarrillos? ¿Durante cuánto tiempo?

  • ¿Cambió su consumo de tabaco después del diagnóstico de cáncer?

Mitos sobre el tabaquismo y dejar de fumar

Mito: El tabaquismo es una decisión completamente personal.

Realidad: El tabaco contiene nicotina. La nicotina es adictiva. La adicción a la nicotina es tan poderosa que puede considerarse una “enfermedad cerebral” por la forma en que afecta los receptores del cerebro y el cuerpo. Muchas personas que empiezan a fumar rápidamente se vuelven adictas a la nicotina.

Mito: No tiene sentido dejar de fumar ahora que tengo cáncer.

Realidad: Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Las personas que dejan de fumar después de un diagnóstico de cáncer viven más, tienen más probabilidades de que el tratamiento sea exitoso, tienen menos efectos secundarios por el tratamiento, se recuperan más rápido y tienen una mejor calidad de vida.

Mito: El tabaquismo me ayudará a manejar el estrés del tratamiento del cáncer. Será muy estresante dejar de fumar al mismo tiempo.

Realidad: La nicotina no ayuda a aliviar el estrés. El efecto calmante que siente cuando fuma en realidad es el alivio de la abstinencia de nicotina. Los síntomas de abstinencia de nicotina pueden comenzar solo 20 minutos después de su último cigarrillo. Vencer la adicción a la nicotina es difícil y molesto, pero los beneficios de dejar de fumar para la salud superan las molestias.

Mito: Los fumadores pueden dejar de fumar por su cuenta. No es necesario el consejo de un médico.

Realidad: El tabaquismo es una adicción. Si bien muchas personas pueden dejar de fumar por su cuenta, la mayoría de las personas tienen mayor éxito cuando reciben la ayuda de médicos, familiares y amigos. Hay muchas herramientas eficaces que mejoran las probabilidades de dejar de fumar. Los médicos y otros miembros de equipos de atención médica están disponibles para brindar apoyo, información y los medicamentos necesarios para ayudar a las personas a dejar de fumar.

Mito: La mayoría de los programas para dejar de fumar y dejar el tabaco tienen un índice de éxito bajo.

Realidad: Dejar de fumar es difícil, y en general son necesarios varios intentos para que la persona deje el tabaco en forma permanente. La investigación ha demostrado que la terapia psicológica y los medicamentos mejoran las probabilidades de que pueda dejar de fumar a largo plazo. Hay muchos medicamentos que pueden ayudarlo a manejar la abstinencia de nicotina. Pida ayuda a su médico y a otros miembros de su equipo de atención médica.

Mito: Si mi médico no habla sobre el consumo de tabaco, no debe ser importante para mi tratamiento del cáncer.

Realidad: Los datos son concluyentes. En 2014, el Director General de Salud Pública emitió el informe Las consecuencias del tabaquismo para la salud: 50 años de avance (The Health Consequences of Smoking—50 Years of Progress). Este informe concluye que los pacientes con cáncer y los sobrevivientes que fuman tienen un mayor riesgo de que el cáncer regrese, de tener otro cáncer y de muerte. Los peligrosos riesgos de fumar se aplican a todos los tipos de cáncer y tratamientos.

Preguntas para hacerle a su médico

Su médico es su socio al momento de dejar de fumar. Considere la posibilidad de preguntarle lo siguiente a su médico:

  • Su médico es su socio al momento de dejar de fumar. Considere la posibilidad de preguntarle lo siguiente a su médico:

  • ¿Qué medicamentos me ayudarán a dejar de fumar?

  • ¿Cómo puedo cambiar mi estilo de vida para que dejar de fumar sea más fácil?

  • ¿Cómo puedo evitar situaciones que pueden hacer que quiera fumar o consumir tabaco?

  • ¿Cómo pueden usted y su equipo ayudarme a manejar el estrés de dejar de fumar junto con el estrés que implica un diagnóstico de cáncer?

  • ¿Qué recursos para dejar de fumar o consumir tabaco están disponibles en mi comunidad?

  • ¿De qué manera pueden ayudarme mi familia y amigos?

  • ¿Con qué frecuencia deberíamos hablar sobre mi progreso?

Más información

Cómo dejar de fumar y consumir tabaco

Su plan para dejar de fumar