Efectos secundarios sobre el sistema nervioso

Aprobado por la Junta Editorial de Lineagotica, 02/2018

Es común que el cáncer y los tratamientos contra el cáncer provoquen efectos secundarios sobre el sistema nervioso. El alivio de esos efectos secundarios es un aspecto importante de la atención para el cáncer. Esto se denomina cuidados paliativos o atención de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o cambio en los síntomas.

Acerca del sistema nervioso

Hay dos partes principales del sistema nervioso:

  • El sistema nervioso central (SNC). Incluye el cerebro y la médula espinal.

  • El sistema nervioso periférico (SNP). Incluye los nervios que están fuera del SNC y que llevan la información del cuerpo al cerebro y viceversa. El SNP ayuda a controlar lo siguiente:

    • el movimiento;

    • el tacto, la audición, la vista, el gusto y el olfato;

    • el funcionamiento de los órganos internos, como el estómago, los pulmones y el corazón.

Síntomas de problemas del sistema nervioso

Los síntomas en el sistema nervioso pueden llevar a un diagnóstico de cáncer, y pueden aparecer enseguida después del tratamiento o varios años después. Los síntomas que presente dependen de la parte del sistema nervioso afectada.

Síntomas del SNC

  • Cambios cognitivos o del proceso de pensamiento, incluida la reducción de la memoria y de la capacidad para resolver problemas y hacer cálculos.

  • Problemas de equilibrio, mareos, náuseas y vértigo (sentir que la habitación gira).

  • Problemas en la coordinación.

  • Convulsiones.

Síntomas del SNP

  • Debilidad general que causa una falta general de fuerza y coordinación. Esto podría incluir problemas para caminar o sostener objetos.

  • Entumecimiento, cosquilleo o ardor en las manos o los pies.

  • Estreñimiento.

  • Incontinencia, que es la incapacidad para controlar el flujo de orina.

  • Disfunción eréctil, que es la incapacidad para tener o mantener una erección.

Obtenga más información sobre la neuropatía periférica.

Síntomas en los pares craneales

El par craneal también forma parte del SNP, pero puede provocar algunos síntomas determinados, como los siguientes:

  • Pérdida de la audición y/o zumbido en los oídos, denominado acúfenos.

  • Pérdida de la visión y/o efectos secundarios sobre la visión, como visión borrosa o doble.

  • Cambios en el gusto y el olfato.

  • Habla ininteligible o dificultad para expresarse o para comprender el habla.

  • Dificultad para tragar.

Causas de los problemas en el sistema nervioso

Varios factores pueden causar problemas con el sistema nervioso. Conocer la causa de estos cambios es importante para determinar las mejores formas de controlar los síntomas. Las causas posibles de los problemas en el sistema nervioso son las siguientes:

Cáncer. Los tipos de cáncer que comienzan en el cerebro o en la médula espinal pueden afectar el SNC. Un tumor en otra parte del cuerpo puede oprimir un nervio periférico y causar síntomas.

Quimioterapia. Determinados fármacos tienen mayores probabilidades de causar efectos secundarios en el sistema nervioso. Estos incluyen lo siguiente:

  • Los alcaloides de la vinca, incluida la vincristina (Vincasar), la vinorelbina (Navelbine) y la vinblastina (Velban).

  • Fármacos basados en platino, como el cisplatino (Platinol) o el oxaliplatino (Eloxatin).

  • Fármacos taxanos, como el docetaxel, (Taxotere) y el paclitaxel (Taxol).

  • Etopósido (Vepesid).

  • Citarabina (Cytosar-U), en dosis altas.

  • Ifosfamida (Ifex), en dosis altas.

  • Metotrexato (varias marcas comerciales), en dosis altas.

Es más probable que se produzcan cambios en el SNC debido a la quimioterapia cuando se inyecta en la columna vertebral.

Cirugía. Se pueden dañar los nervios durante la cirugía para extirpar un tumor o realizar una biopsia. Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para examinarla a través de un microscopio.

Radioterapia. La radioterapia en el cerebro y/o en la columna vertebral puede causar problemas en el SNC. La radioterapia en la cabeza y el cuello o en todo el cuerpo puede causar problemas en los nervios periféricos.

Otros medicamentos. Otros medicamentos pueden afectar el sistema nervioso. Estos incluyen lo siguiente:

  • Algunos fármacos para prevenir los vómitos.

  • Analgésicos opioides.

  • Anticonvulsivos, que son fármacos para tratar las convulsiones.

Otros efectos secundarios relacionados con el cáncer. Otras afecciones o síntomas relacionados con el cáncer, o tratamientos para el cáncer pueden afectar el sistema nervioso:

  • anemia, que es una baja cantidad de glóbulos rojos;

  • fatiga;

  • estrés;

  • depresión.

Otras afecciones no relacionadas con el cáncer. Algunas afecciones no relacionadas con el cáncer pueden afectar los nervios:

  • infecciones que hinchan o inflaman el cerebro, la médula espinal o el oído interno;

  • diabetes;

  • problemas en la glándula tiroides;

  • virus de inmunodeficiencia humana (VIH);

  • accidente cerebrovascular;

  • enfermedad de Alzheimer;

  • esclerosis múltiple.

Nutrición e hidratación. La deshidratación y las deficiencias vitamínicas también pueden afectar el funcionamiento correcto de los nervios.

Control de los problemas del sistema nervioso

Los síntomas en el sistema nervioso pueden dificultar la realización de las actividades cotidianas habituales. Algunos de los síntomas causados por el tratamiento contra el cáncer desaparecen una vez finalizado el tratamiento, pero es posible que otros continúen. Si bien el daño nervioso y los síntomas en el sistema nervioso no pueden prevenirse, la mayoría puede controlarse si se diagnostican en las primeras etapas. El tratamiento temprano también puede evitar el agravamiento de los síntomas.

Es importante que le comunique al médico de inmediato si tiene alguno de los síntomas mencionados anteriormente. Una vez diagnosticados los efectos secundarios sobre el sistema nervioso, el tratamiento dependerá del tipo de problema y de la causa.

En la siguiente lista se incluyen varias maneras de controlar los problemas del sistema nervioso. Hable con su equipo de atención médica sobre qué opciones son las mejores para usted.

Medicamentos. Algunos síntomas del sistema nervioso pueden controlarse o tratarse con medicamentos. Estos incluyen lo siguiente:

  • Los medicamentos para las náuseas y el vértigo, como la meclizina (Antivert), la procloroperazina (Compazine), los parches de escopolamina (Transderm-Scop).

  • Los antibióticos, para tratar las infecciones.

  • Los corticosteroides, para reducir la inflamación y la hinchazón.

  • Los antidepresivos, como los fármacos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o norepinefrina (ISRS o ISRN) o amitriptilina (varias marcas comerciales) o nortriptilina (Aventyl, Pamelor).

  • Los medicamentos para tratar la neuropatía periférica.

Manejo del dolor. Puede tener una variedad de opciones para manejar el dolor por daño a los nervios:

  • Medicamentos analgésicos, incluidos los opioides.

  • Los bloqueos nerviosos y la neuroestimulación eléctrica transcutánea (ENET).

Rehabilitación. Existen varios profesionales de atención médica que pueden ayudarle a recuperar la fuerza, el funcionamiento físico y la independencia que quizás haya perdido:

  • La terapia ocupacional para mantener las habilidades motoras necesarias para las actividades cotidianas.

  • La fisioterapia, para mejorar la fuerza física, el equilibrio, la coordinación y la movilidad.

  • La terapia del habla, para mejorar el habla y aprender maneras de cambiar el habla según sea necesario.

  • La evaluación neuropsicológica por parte de un profesional para determinar la función cognitiva.

Cambios en el hogar. Es posible que pueda hacer algunos cambios en su hogar para contribuir a que no corra peligro. Estos incluyen lo siguiente:

  • Instalar agarraderas en el baño.

  • Usar alfombras antideslizantes.

  • Colocar luminarias adicionales.

  • Controlar la temperatura del agua con el codo en vez de con la mano.

Recursos relacionados

Qué es la quimioterapia

Qué es la radioterapia

Rehabilitación