Recomendaciones sobre nutrición durante y después del tratamiento

Aprobado por la Junta Editorial de Lineagotica, 06/2017

Las personas con cáncer deben mantener un peso corporal saludable y consumir alimentos nutritivos. A veces, los efectos secundarios de la cirugía, la radioterapia, la inmunoterapia y la quimioterapia pueden hacer que una persona coma menos y pierda peso. Algunos tratamientos pueden causar aumento de peso.

Pautas nutricionales durante el tratamiento contra el cáncer

A continuación se ofrecen recomendaciones generales sobre nutrición para las personas que reciben tratamiento contra el cáncer:

  • Mantenga un peso saludable. Para muchas personas, esto significa evitar la pérdida de peso mediante la ingesta de calorías suficientes todos los días. En las personas obesas, esto puede significar bajar de peso. Consulte a su equipo de atención médica si está bien que intente bajar de peso durante el tratamiento. Puede ser mejor esperar hasta que finalice el tratamiento. Si está bien que lo haga, la pérdida de peso debe ser moderada, lo que significa aproximadamente una libra por semana.
  • Obtenga nutrientes esenciales. Estos incluyen proteínas, carbohidratos, grasas y agua.
  • Sea lo más activo posible. Por ejemplo, haga una caminata diaria. Si permanece sentado o duerme demasiado, puede perder masa muscular y aumentar la grasa corporal, incluso si no aumenta de peso.

Formas de obtener nutrientes esenciales y mantener un peso saludable

El asesoramiento nutricional puede ayudar a las personas con cáncer a incorporar nutrientes esenciales, como proteínas, vitaminas y minerales. También puede ayudarlas a mantener un peso corporal saludable.

Para recibir asesoramiento nutricional, es importante que consulte a un profesional calificado, es decir, un dietista matriculado (registered dietitian, RD) o un nutricionista matriculado (registered dietitian nutritionist, RDN). Pídale a su equipo de atención médica que lo ayude a encontrar uno de estos profesionales. También puede encontrar un dietista (en inglés) a través de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

Los dietistas y otros miembros del equipo de atención médica trabajan con las personas para satisfacer sus necesidades nutricionales. Además de asesoramiento dietético, pueden recomendar lo siguiente:

  • Multivitaminas y/o las vitaminas o minerales específicos que no recibe en cantidades suficientes.

  • Suplementos nutricionales líquidos y refrigerios con muchos nutrientes.

  • Sondas de alimentación o apoyo nutricional adecuado para su cuerpo.

Efectos secundarios y nutrición

El tratamiento contra el cáncer a menudo causa efectos secundarios, tales como náuseas, llagas bucales y cambios en el gusto. Estos efectos secundarios pueden dificultar el comer o beber. Siga estos consejos para lograr la nutrición que necesita:

  • Si no le gusta el sabor del agua, consuma más líquidos a través de alimentos y otras bebidas. Por ejemplo, tome sopas o coma sandías y beba té, leche o sustitutos de la leche. Las bebidas deportivas también son una gran alternativa. Considere saborizar el agua agregando frutas frescas.

    Si los alimentos le resultan insulsos, intente condimentarlos con especies sabrosas. Por ejemplo, pruebe usar limón, ajo, pimienta de cayena, eneldo y romero. Si tiene dolor en la boca, es posible que deba elegir alimentos que no sean ácidos ni picantes hasta que la boca se cure.

  • Ingiera 6 comidas pequeñas durante el día en lugar de 3 comidas abundantes. Asegúrese de alcanzar su objetivo calórico con estas comidas pequeñas.

  • Si la carne ya no le gusta, consuma proteínas de otros alimentos. Por ejemplo, pruebe consumir pescado, huevos, queso, frijoles, nueces, mantequillas de frutos secos, tofu, batidos o licuados proteicos.

  • Si siente un sabor metálico en la boca, coma caramelos de menta, mastique goma de mascar o pruebe cítricos frescos. Use utensilios de plástico y cocine con ollas y cacerolas que no sean metálicos. Además, pruebe cepillarse los dientes antes de comer.

  • Si tiene llagas bucales o infección de encías, use una licuadora o una procesadora de alimentos para triturar las verduras y las carnes. Para obtener mayor homogeneidad y más calorías, agregue mantequilla, salsas suaves, salsas espesas o crema. Pruebe preparar jugos o batidos porque el líquido adicional puede ayudar a aliviar el dolor de la boca.

Algunos efectos secundarios con frecuencia se tratan con medicamentos. Si sus efectos secundarios afectan su hidratación y nutrición, hable con su equipo de atención médica.

Uso de suplementos nutricionales

Los suplementos nutricionales de bajas dosis, como las multivitaminas, pueden ser útiles para las personas con cáncer que no pueden recibir todos los nutrientes a través de los alimentos. Las multivitaminas son suplementos nutricionales que pueden contener la mayoría de las vitaminas, minerales y oligoelementos que se necesitan a diario. También pueden incluir algunos minerales, como calcio, magnesio o hierro. Generalmente se ingieren por vía oral en forma de pastillas, cápsulas, comprimidos, líquido o polvo. Consumir altas dosis de algunos suplementos nutricionales puede ser perjudicial. Se desconoce si algunos de estos suplementos podrían afectar al tratamiento, por lo tanto, hable con su médico antes de tomar cualquier suplemento.

Haga las siguientes preguntas sobre los suplementos nutricionales a su equipo de atención médica:

  • ¿Cuáles son los beneficios de tomar este suplemento nutricional?

  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

  • ¿Hay riesgos por su consumo?

  • ¿Pueden los suplementos nutricionales interferir en mi tratamiento contra el cáncer?

  • ¿Cuánto debo tomar y durante cuánto tiempo?

  • ¿Dónde puedo obtener más información sobre suplementos nutricionales?

Obtenga más información sobre suplementos nutricionales y a base de hierbas (en inglés).

Seguridad de los alimentos

Las personas que reciben un tratamiento contra el cáncer deben prestar atención a la seguridad de los alimentos. Algunos tratamientos pueden debilitar el sistema inmunitario, lo que aumenta el riesgo de una infección. Las infecciones alimentarias se producen cuando bacterias, virus u hongos perjudiciales contaminan los alimentos y lo enferman. A continuación se ofrecen algunos consejos básicos de seguridad de los alimentos para reducir el riesgo de contraer una infección.

  • Lávese las manos antes de manipular y preparar alimentos y mientras lo hace.

  • Lave bien las frutas y verduras antes de consumirlas.

  • Manipule y conserve los alimentos en forma segura. Por ejemplo:

    • Use tablas de cortar diferentes para la carne y las verduras.

    • Almacene la carne y el pescado en los estantes inferiores del refrigerador.

    • No descongele los alimentos en la mesada ni debajo de agua caliente.

    • Refrigere los alimentos inmediatamente después de servirlos.

  • Consuma alimentos completamente cocidos. Por ejemplo, no coma huevos que no estén cocidos hasta un punto sólido, ni coma pescado, ostras o mariscos crudos.

  • No coma ni beba alimentos sin pasteurizar. Esto incluye bebidas, como sidra sin pasteurizar, leche cruda y jugos de fruta, y alimentos, como queso hecho con leche sin pasteurizar.

  • Asegúrese de que los alimentos que compre no estén vencidos y siga las instrucciones sobre el almacenamiento correcto.

Obtenga más información sobre la seguridad de los alimentos durante y después del tratamiento contra el cáncer.

Dieta y nutrición después del tratamiento

La mayoría de las recomendaciones nutricionales incluyen frutas, verduras y cereales integrales. El efecto de factores nutricionales específicos en las tasas de supervivencia del cáncer no se comprende con claridad y se está estudiando activamente. Sin embargo, es importante que las personas que sobreviven a un cáncer lleven una dieta saludable, debido a que pueden tener mayor riesgo de desarrollar otras afecciones médicas, como una enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y debilitamiento de los huesos.

Para reducir el riesgo de contraer otras enfermedades, los médicos en general recomiendan a los sobrevivientes de cáncer que sigan recomendaciones generales de buena salud. Estas recomendaciones incluyen llevar una dieta rica en nutrientes y a base de vegetales, dejar de fumar, mantener un peso saludable, minimizar el consumo de alcohol y mantenerse físicamente activo.

Recursos relacionados

Foco en: nutricionistas especialistas en oncología (en inglés)

3 pasos para un refrigerador limpio y seguro para las personas con cáncer (en inglés)

Deshidratación

Más información

Foodsafety.gov

Instituto Nacional del Cáncer: Consejos de alimentación: antes, durante y después del tratamiento